En 1985 aparecieron en la escena neoyorquina un grupo de artistas feministas que, bajo máscaras de gorilas y seudónimos de mujeres ilustres que ya habían muerto, se hicieron llamar las Guerrilla Girls. El objetivo de este colectivo era claro: promocionar la presencia de la mujer en el arte y denunciar el olvido al que se someten las mujeres en la sociedad y en el sector artístico. El origen de estas Guerrilla Girls data de un año antes de la formación oficial del colectivo, durante la manifestación contra la exposición del MoMa con los que decían ser los mejores artistas del momento y entre los que la presencia de la mujer era casi inexistente. A partir de ahí, estas mujeres, enfundadas en sus máscaras, empapelaron Nueva York con pósters que denunciaban la desigualdad racial y de género que existía entre los artistas que se representaban en museos y galerías. Este espíritu guerrillero se recupera ahora en el 49 Nord 6 Est-Frac Lorraine gracias a Xabier Arakistain, comisario abiertamente feminista que desde 1999 ha realizado infinidad de acciones para implementar la igualdad de sexos en el arte y para impulsar el conocimiento del movimiento feminista. La exposición Not ready to make nice realiza un repaso por las acciones de las Guerrilla Girls desde la fundación del colectivo hasta la actualidad.

La muestra supone una oportunidad magnífica para redescubrir y conocer el trabajo del colectivo. Libros, películas, carteles emblemáticos y fotografías de archivo de las actividades realizadas en el espacio público. Una insurrección artística durante 30 años a cargo de este grupo feminista que ha servido de modelo para otros movimientos actuales. El anonimato y las máscaras comenzaron para proteger las carreras profesionales de cada una de las chicas pero pronto fueron conscientes de que también era vital desde el posicionamiento político, alejando así la atención de las personalidad de ellas y poniendo el foco pues en los temas sobre los que protestaban. Nueva York, Los Ángeles, Minneapolis, Ciudad de México, Estambul, Londres, Bilbao, Rotterdam o Shanghai son sólo algunas de las ciudades que han sido intervenidas por las Guerrilla Girls, con miles de carteles y pegatinas y más de 100 proyectos de calle. Pero la calle no ha sido la única que ha sido testigo de sus acciones, también museos (la fachada del Whitney Museum de NY), bienales (la de Venecia en 2005); incluso se han realizado retrospectivas en Bilbao y Madrid.

(Not ready to make nice: Guerrila Girls 1985-2016 en Frac Lorraine, Metz, Francia. Del 9 de noviembre al 19 de febrero de 2017)