El mexicano Stefan Brüggemann es, actualmente, uno de los artistas contemporáneos más revolucionarios a nivel internacional y desde el próximo 25 de noviembre –y hasta el 5 de febrero de 2017– expone su obra Trash Mirror Boxes en la Fundació Gaspar de Barcelona. Dicha obra se trata de una serie de cajas de cristal reflectantes que se encuentran apiladas de diferentes maneras y cantidades a modo de las cajas de cartón que pueden haber en un almacén cualquiera. En todos esos cristales aparece la palabra Trash (basura) escrita. Estos escritos han sido serigrafiados por el propio Brüggemann. Del mismo modo, las cajas aparecen selladas con cinta de embalaje para, de nuevo, establecer un paralelismo con las cajas cerradas de cartón. Estos objetos no pueden abrirse pero las palabras que aparecen en ellas ya indican lo que contienen: lo que aparece expuesto, reflejado, en su exterior. De esta manera, el artista mexicano critica la inestabilidad de la información que se proporciona en la actualidad. Las noticias corren, se comunican, pero el contenido de estas no se pueden verificar.

El grabado de la superficie propone un contenido que no tiene sentido, que no vale, basura y, a su vez, el espejo es la viva imagen del narcisismo en la que se entrelazan el espectador y el acto del consumo de la sociedad capitalista. Así, Brüggemann pretende hacer ver al espectador que la información y los bienes materiales que adquirimos o recibimos no son útiles. El mexicano se alimenta de los movimientos claves del arte para realizar su obra, haciendo especial hincapié en el Minimalismo, el Pop y la crítica del Arte Conceptual. Brüggemann reexaminar los últimos movimientos del siglo pasado, por lo que su trabajo es nuevo pero reconocible.

(Trash Mirror Boxes en Fundació Gaspar, Barcelona. Del 25 de noviembre al 5 de febrero de 2017)