Desde comienzos de junio y hasta el 6 de julio se desarrollará en Ciudad de Guatemala (Guatemala) la 19ª Bienal de Arte Paiz. Creada en 1978, esta bienal es una de las citas de arte contemporáneo más importantes de la región; la anterior edición, por ejemplo, contó con artistas como Carlos Amorales, Carlos Capelán, Rogelio López Cuenca o Teresa Margolles.
La presente edición lleva el título de Transvisible, término tomado del poeta francés Serge Venturini, que lo ideó como “un pasaje intersticial entre lo invisible y lo visible”. Los comisarios Anabella Acevedo, Pablo Ramírez, Rosina Cazali y Cecilia Fajardo-Hill (que como curadora general coordina al equipo) toman este concepto como hilo que une las prácticas artísticas de diversos artistas en Guatemala. Estas obras surgen de una contemporaneidad que para narrarse a sí misma debe asumir su carácter paradójico y la incertidumbre y fragilidad que le son propios.
Se han definido cuatro bloques que articulan la propuesta expositiva, a saber: Especificidades que se nombran a sí mismas, Sanación y autoconocimiento, Masculinidad y violencia, y Cuerpo/Territorio/Sexualidad. La programación se complementa con una serie de eventos teóricos: los conversatorios, concebidos desde una perspectiva multidisciplinar, reunirán a artistas, académicos y gestores; las conferencias, por otro lado, servirán para que distintos invitados expongan sus investigaciones o portfolios personales. Talleres, conciertos, encuentros, performances y teatro también tendrán cabida en la completa agenda de la Bienal.

Imagen: Leandro Katz. Detalle fotograma de Paradox Boy, 2001.