El 21er Haus de Austria presenta la exposición de Ai Weiwei (1957) centrada en la transformación y la metamorfosis que provoca la migración y la expulsión de las personas y de los objetos. La obra del artista chino se ha visto influenciada por este tema a lo largo de su vida, desde sus inicios en Nueva York hasta el regreso a su ciudad natal, desde su arresto domiciliario hasta su liberación y migración a Berlín. La muestra representa un templo de la dinastía Ming, cuya sala principal será reconstruida. Con más de 14 metros de altura, el templo de madera, que perteneció a la familia Wang, cuenta con 1.300 piezas. Durante la Revolución Cultural China, esta familia fue expulsada y el edificio comenzó a deteriorarse. Ai Weiwei compró dicho edificio y lo transformó en una expresión artística. La obra es una translocación del templo, una transformación artística que dota al proyecto de un nuevo significado. El edificio que alberga el 21er Haus ha elegido esta obra por el paralelismo que se establece entre éste y el templo de los Wang. La sede de la institución austriaca iba a ser derruido –al igual que el templo– pero, del mismo modo que la obra de Ai Weiwei, fue rescatado y convertido en el museo de arte contemporáneo que hoy conocemos.

Otras dos obras serán expuestas en el 21er Haus, haciendo ambas referencia a la cultura del té en China. Una de ellas recrea un salón de té con canalones y miles de caños rotos que se extienden como una alfombra sobre el suelo de la sala. En el Parque Alto del Belvedere, Ai Weiwei aborda los problemas de los refugiados con su trabajo F Lotus, una instalación de 1.005 chalecos salvavidas usados, que se disponen en forma de F y muestran cinco anillos en forma de flor de loto en las aguas de los estanques barrocos. Toda esta instalación está rodeada por 12 cabezas de bronce de animales que representan el zodiaco chino.

(Translocation – transformation, Ai Weiwei en 21er Haus de Austria. Del 14 de julio al 20 de noviembre de 2016)