El Museum of Modern Art de Nueva York ha anunciado que a partir de mayo de 2013 abrirá sus instalaciones los siete días de la semana. Una iniciativa pionera en el centro que siempre ha cerrado sus salas los martes pero que, tras doblar su afluencia de público al renovar y ampliar sus espacios en 2004 se ha impuesto para satisfacer las necesidades de sus visitantes y, de paso, aumentar sus ganancias. De hecho desde hace un tiempo, en periodos de mayor afluencia como el verano o las navidades, el centro ya estaba abriendo los martes y, una vez comprobado el éxito de esta iniciativa, la dirección se ha decidido a convertirla en una medida definitiva.

Un éxito que contrasta notablemente con las medidas impuestas en otros países como España, donde impera la precariedad y la despreocupación por los custodios de la cultura como son los centros de arte, los museos, las galerías, los teatros, los cines y, en general, todas las instituciones del sector.

Imagen: Vista del exterior del MoMA.