Este año la Fundación Beyeler cumple 20 años. Para celebrarlo realizara tres exposiciones donde se dan el relevo tres épocas y tres modos de ver el arte: Claude Monet, Paul Klee y Wolfgang Tillmans. Así, a partir del 28 de mayo un fotógrafo ocupará por primera vez las salas del centro, diseñado por el arquitecto Renzo Piano, ubicadas en unos bellísimos jardines a la afueras de la ciudad suiza de Basilea. Será la primera vez que la Fundación Beyeler exponga a un artista de la generación de Tillmans, y por supuesto, de su estilo radicalmente actual y provocador, tanto en sus contenidos como en sus formas estéticas. Porque Tillmans (Remscheid, Alemania, 1968) no es solo un joven artista, o un fotógrafo, sino la representación de una época, de una forma diferente de enfrentarse al hecho estético, una forma que incluye una obvia falta de respeto por las formulas clásicas, una representación de género y una ventana a las nuevas formas de narrativa visual. Se reúne la obra, en una muestra entre antológica e histórica, de la obra del artista realizada entre 1989 y 2017, es decir desde sus primeros trabajos imbuidos de esa mirada desde la fotografía de moda, hasta sus obras más recientes, más esteticistas y que plantean una ruptura con la forma habitual de exposición. Este joven alemán aupado por Kaspar König se trasladó a Inglaterra hasta convertirse en un icono para la juventud de los 90 y para el colectivo homosexual. Ya de regreso a Berlín, obtuvo el premio Turner y recientemente realizó su primera exposición individual en la Tate Modern de Londres. Tillmans en todos estos años ha utilizado la fotografía, pero también la fotocopia, el grabado, y últimamente la música y el vídeo; la narrativa y la abstracción, ha mostrado la vida cotidiana de cualquier urbanita en una gran ciudad, pero también la parte más lírica de cada uno de nosotros. Desde el retrato hasta el paisaje, sin olvidar el bodegón, las naturalezas muertas, el documentalismo subjetivo de un viaje, de una relación sentimental, autobiografía y espíritu de un tiempo en el que todavía estamos viviendo, todo lo ha usado, y con todo ello ha creado un nuevo lenguaje, una nueva forma de mirar y de ser mirado, ajeno a los prejuicios y a las maneras impuestas por cualquier escuela. La exposición estará abierta hasta el mes de octubre. La exposición se estructura en torno a varias imágenes -fotografías del taller, bodegones, retratos- realizadas en su estudio así como piezas musicales y videoinstalaciones y significa todo un repaso a una época y la confirmación de Tillmans como un nuevo clásico del arte internacional.

(Wolfgang Tillmans en Fundación Beyeler. Desde el 28 de mayo al 1 de octubre de 2017)