OPINIÓN

¿Alguno de todos los que están leyendo sabe quién es Eudoxia Estrella? Seguramente no. Yo no sabía nada de ella hasta hace unos minutos que he leído una nota de Dan Cameron en Facebook. Claro que con todo lo que yo no sé se podría construir un mundo paralelo. Pero realmente me asusta tanta ignorancia. Porque cada día descubro un nombre, un artista, un fotógrafo del que no sabía nada el día anterior. Y eso sin contar a todos aquellos, cientos, miles tal vez, de los que sé el nombre, que existen, tal vez haya visto una obra suya alguna vez aunque seguramente sea incapaz de reconocerla como suya. Esos infinitos desconocimientos míos no son jovencitos futuribles, o artistas emergentes que es como se les conoce en el sector, no, nada de eso. Son señores y señoras que peinan canas. Y no cuento a los que descubro después de muertos, claro, para qué perder más tiempo. Por ejemplo Eudoxia Estrella tiene 91 años. Todavía vive aunque ya no pinta, porque ella ha sido una gran pintora, nunca descubierta en Nueva York; pero es que en Nueva York no dan abasto descubriendo artistas que alimenten el mercado, como yo alimento mi chimenea con troncos de madera de desconocido origen. Pero Eudoxia además de pintora es mucho más, como casi todas las mujeres que nunca podemos hacer una sola cosa, entre otras cosas porque nuestros hijos no nos dejan, nuestros amantes nos quitan mucho tiempo y porque en el mundo hay tanto por hacer que no paramos de ordenar, guardar, parir, crear, organizar, escribir, pintar y todo lo que se cruce en nuestro camino y en nuestras necesidades. Somos así, aunque luego nadie nos conozca ni se acuerden de nosotras. Además eso casi siempre nos da un poco igual, porque queremos pensar, en un ataque de romanticismo mal calculado, que nos conoce quien nos tiene que conocer, igual que hemos amado a quien debíamos amar. A pesar de todo. O casi.

El caso es que en esa parte oscura del mundo que es donde habita todo lo que desconocemos hay una mayoría de mujeres, y una inmensa mayoría de personas nacidas fuera de los lugares adecuados. Es decir, que nacieron, vivieron y desarrollaron sus actividades en algún país por debajo de los Estados Unidos (donde conocemos hasta lo que no queremos conocer, aunque seguro que aún hay negros y negras, mujeres desconocidas) con nombres como Eudoxia, o Edelmira, o Crisanto. Ese lugar donde el sol no brilla más que por casualidad está lleno de árabes, asiáticos, negros, africanos, indios de cualquier tribu y latinos, muchos latinos. Ya sé que alguien estará pensando que esa zona oscura dependerá de quien la mire o de quien la llene con sus desconocimientos, que si es un experto coleccionista saudí, seguro que conoce a muchos artistas de su zona de influencia y no a tantos alemanes. Sí, de acuerdo, pero de la zona oscura de la que yo hablo, ese mundo desconocido y profundo como un pozo de Anish Kapoor, es la suma de todos los desconocimientos, el del coleccionista saudí y el del crítico de Frankfurt que vive en Londres y trabaja en Sao Paulo, y de todos los que hay entre uno y otro, incluyéndoles a ustedes y por supuesto a mí.

El desconocimiento también estadísticamente está más bien formado por mujeres, porque tal vez tienen menos intereses en pervivir o porque sabemos que es mucho más difícil de lograr ese estrecho y temporal reconocimiento. Yo he conocido a mujeres increíbles en España, y en Colombia, y en México, y en Brasil, por supuesto en Portugal, por todos los territorios que he transitado. Pero nunca conocí a doña Eudoxia Estrella, y eso me hace pensar que incluso lo que conocí pensando que era un logro enorme, realmente fue un mínimo grano de arena de todas las playas del mundo. Posiblemente nunca conoceremos lo imprescindible, pero conviene recordar que es nuestro deber intentarlo. Dejarnos de feria, brillos e inauguraciones y procurar saber algo más que lo que vocean desde los altavoces la historia oficial, el mercado y los intereses políticos.

(Eudoxia Estrella es pintora ecuatoriana, tiene actualmente 91 años, fue la fundadora hace 30 años de la Bienal de Cuenca, en Ecuador, uno de los eventos artísticos más destacados de toda Latinoamérica, si tienen curiosidad de saber sobre ella)