Este mes de mayo la muerte nos ataca con bombas de racimo; si hace unos días era Chris Burden, ayer fue Walter Marchetti, uno de los pilares del grupo conceptual Zaj (con Ramón Barce, Juan Hidalgo y Esther Ferrer) quien fallece intempestivamente a la edad de 84 años, dejándonos un poco más solos. Walter Marchetti (Italia, 1931) fue sobre todo un compositor, para el que todo era música. Muy cercano a John Cage, al que conocería en 1959 en Darmstadt durante una gira, y su visión estética dadaísta, fue pionero de la música en Europa. Es en 1964 cuando forma junto con su gran amigo Juan Hidalgo el grupo ZAJ, dentro de la corriente fluxus. Marchetti, muy cercano a España, donde ha actuado en repetidas ocasiones, ha estado activo hasta el final, produciendo música y performances. Marchetti siempre prefirió trabajar en equipo, alejándose de un protagonismo excesivo, e ignorando los cánones formales, los requerimientos de una música institucionalizada. Siempre fue un explorador musical, viajando a través del espacio y el ritmo, siguiendo la estela del sonido.