El sábado 10 de junio se inauguró en el Museo Amparo la muestra más reciente del artista mexicano Eduardo Abaroa, bajo la curaduría de Daniel Garza Usabiaga. Aunque en sí la muestra no es una retrospectiva en el estricto sentido de la palabra, casi como si lo fuera, ya que a través de fotografías, videos, pinturas, dibujos y proyectos tridimensionales se explora el trabajo que el artista ha ido desarrollando desde 1990 hasta 2015. A lo largo de las seis salas el visitante podrá encontrarse con piezas colocadas adrede de manera heterodoxa, con el fin de interrumpir el recorrido habitual. Por ejemplo Irremediable cefalea piramidal la cual puede pasar desapercibida al encontrarse en el techo, o El otro mundo y el otro, y el otro bloqueando el comienzo de la exposición. Se dedicó una sala completa al proyecto Notas para la destrucción del museo de antropología a través del cual el artista generó un instructivo para llevar a cabo dicha empresa.

La exposición apela a distintas temáticas sociales que actualmente deberían de estar dentro de la agenda de cualquier mexicano; critica de manera irónica y también de forma abstracta los procesos neoliberales que erosionan el tejido social, destruyen el medio ambiente y mantienen en una profunda desigualdad a una gran parte de la población mexicana. El fin mismo de la exposición, comenta el artista, es que las obras estorben a los visitantes, que les hagan preguntarse cosas y que dentro de ese conflicto surjan ideas.

(Tipología del estorbo en Museo Amparo, Ciudad de México. Desde el 10 de junio hasta el 2 de octubre de 2017)