Esa frase, con una A de ARCO, se ve por toda la feria en las sudaderas creadas para la ocasión por la diseñadora Anna Locking, elegida por Carlos Urroz en esta cuarta edición de una feria que ha apostado por la renovación e intenta resurgir de unas cenizas no apagadas del todo. Moda, premios y participación masiva de patrocinio que gastan todo su presupuesto cultural en una sola semana y un sólo cliente: la feria de arte. Y si esto no es una sudadera de moda, tal vez ARCO no sea sólo una feria. En esta semana se conceden a lo largo de los días de la feria los reconocimientos al coleccionismo otorgados por la Asociación Amigos de ARCO que ha fallado, por decimoctavo año consecutivo, los Premios “A” al Coleccionismo. En esta ocasión ha distinguido la colección DKV, en la categoría de Coleccionismo Corporativo; Zabludowicz Collection, en Coleccionismo Internacional, y la colección CV-Carlos Vallejo en la categoría de Coleccionismo Privado. Por su parte la primera edición del Premio ARCOmadrid Ron Barceló Imperial a la Mejor Exposición realizada en 2013 por una galería española participante en ARCOmadrid concedido a Ignasi Aballí por su reciente muestra en la galería Elba Benitez, tiene una clara presencia en la feria. En su segunda edición, el Premio Audermars Piguet a la producción de una obra de arte, ha recaído en el proyecto cr_O_ma de Guillermo Mora, artista propuesto por la galería Formato Cómodo de Madrid. La séptima edición del Premio illy SustainArt, premiado con 15.000 euros, y con la posibilidad de crear una taza para reconocer el trabajo de un artista emergente que presenta su obra en la sección #SoloProjects, ha recaído este año en Diego Bruno, de la galería Mirta Demare, por su obra Location. Por su parte, el Premio BEEP de Arte Electrónico celebrará su octava edición en ARCOmadrid 2014, que busca promover la investigación, producción y exhibición del arte vinculado a las nuevas tecnologías, premiará una de las obras expuestas en la Feria.
Todos estos premios, el refuerzo de los debates y la presencia en ARCO de grandes voces críticas, teóricas y curatoriales del mundo, han dado un gran refuerzo a una feria que siempre se apoyó en los debates y conferencias. Y no olvidar la presencia de Finlandia, como la presencia de 70 galerías, casi la mitad concentradas en la capital, Helsinki, de la mano de Leevi Haapala, comisario del museo Kiasma y el encargado de seleccionar a los artistas que veremos no sólo dentro de #FocusFinland, también en los encuentros transversales que se celebrarán durante toda la primavera en Madrid.