Se ha inaugurado en Londres el nuevo edificio más alto de Reino Unido y Europa. Tras tres años de construcción el rascacielos ha alcanzado una altura de 306 metros con una inversión de 1.400 millones de libras (alrededor de 1.600 millones de euros). La Torre del Puente de Londres, al que los ingleses han apodado The Shard, astilla en inglés, se impone en el skyline de la ciudad. El arquitecto Renzo Piano la diseñó en el reverso de una servilleta mientras comía en un restaurante de Berlín en el año 2000, inspirándose para ella en las vías del tren y en las pinturas de Canaletto. El edificio será de uso mixto; conviviendo en él oficinas de alta tecnología, apartamentos residenciales, un hotel de cinco estrellas, comercios y restaurantes. Próximamente, se estima que el record será superado por la Mercuri City Tower de Moscú, que medirá 332 metros.