La historia del arte, como todas las historias, se narra casi siempre a través de lo que permanece en el tiempo y el espacio: lo visible, lo palpable, la prueba, el testimonio. Sin embargo a lo largo de los siglos son muchos los objetos, edificios y decoraciones que se han perdido fruto de un robo, una mala gestión, o incluso la propia voluntad del artista. Si no fuera por los testimonios que quedan de estos trabajos ausentes, su existencia pasaría desapercibida para una historia que no se detiene ante lo que no encaja con la norma.

Precisamente para contar lo que ya no existe surge The Gallery of Lost Art. Un proyecto online, una exposición virtual que sólo se puede visitar a través de su página web, en la red y con el ordenador dado que, las piezas que alberga, ya no existen. Pinturas destruidas, esculturas robadas, ruinas, obras deshechadas… trabajos de creadores como Baldessari, Malevich, Miró, Duchamp, Tracey Emin, Picabia o Dix entre otros muchos que se van añadiendo junto a una exhaustiva documentación y toda la información que se ha podido reunir respecto a la pieza y a su correspondiente desaparición, ya fuera esta voluntaria o impuesta; permanente (un incendio o una mala restauración) o temporal (un robo o pérdida).

Un proyecto que ha sabido extraer al máximo el potencial de un medio como Internet al que habitualmente se le achaca su frialdad por la falta de contacto directo. Una característica, la ausencia, que en este caso era definitoria del proyecto y que precisamente por ello ha encontrado en la web su mejor plataforma. The Gallery of Lost Art permanecerá online hasta julio de 2013.

Imagen: John Baldessari. Documentación de Cremation Project, 1970. Trabajo performativo en el que el artista quemó todas sus pinturas realizadas entre 1953 y 1966.