En 1865 finalizó la Guerra de Secesión que supuso el final de la abolición de la esclavitud. Un primer paso en la lucha por la igualdad y la afirmación de la identidad negra en Estados Unidos. Algo que ha continuado durante el siglo pasado y que, todavía hoy, sigue a la orden del día en muchos rincones. El arte influyó en esta pelea, sobre todo en la que libraron los esclavos durante la segregación, y ahora se muestran esas expresiones artísticas en el Museo del Quai Branly de París como homenaje a los artistas y pensadores afroamericanos que durante un siglo y medio fueron de vital importancia para detener la línea de separación racial. The color line es el nombre de la exposición que recoge disciplinas como la pintura, la escultura, la fotografía o el cine; desde los espectáculos Minstrels del siglo XIX o la efervescencia cultural de Renacimiento de Harlem a principios del XX a la denuncia musical de la cantante Billia Holiday. Unos 150 años de producción que plasma la creatividad y el ímpetu de la protesta negra, ya que los propios artistas fueron, a menudo, los principales objetivos de la discriminación. The color line hace referencia a W.E.B. Du Bois cuando afirmó que “el problema de la línea del color será el problema del siglo XX”. Una premonición de este historiador y activista por los derechos civiles.

La muestra expone 600 pinturas, fotografías, carteles, fragmentos de películas y otros documentos que demuestran su origen como reacción a los ataques racistas, un periodo que comienza en 1865 y finaliza en 1964 con la aprobación de la ley de derechos civiles que puso el fin a la segregación en escuelas, hospitales o el ejército. Esta exposición, además, también hace referencia a los artistas afroamericanos del arte contemporáneo como Jean-Michel Basquiat, Ellen Gallagher, Mickalene Thomas o Kerry James Marshall, entre otros. The color line coincide en una época de reconocimiento a estos artistas, con ejemplo como que el MoMa de Nueva York adquirió en 2014 la obra del pintor Norman Lewis y contrató a un conservador para completar la colección de arte afroamericano; o el Whitney Museum que reabrió en 2015 con una exposición sobre Archibald Motley.

(The color line, en Museo del Quai Branly, París. Del 4 de octubre al 15 de enero de 2017)