La base de su trabajo es el dibujo, ya sea sobre papel o lienzo o sobre el espacio. Carlos Coronas (Avilés, 1964) evolucionó desde la pintura abstracta hasta la creación de estructuras de madera que habitan en la frontera de la arquitectura y la instalación. El Centro Niemeyer acoge Los territorios Soñados, un conjunto de estructuras poligonales que jugan en el espacio a través de luces de neón, un material que Coronas ha introducido en sus últimos trabajos.

De esta forma, el artista superpone el espacio físico con el creado limínicamente creando la sensación de estar ante organismos vivos la propia visión del observador. Licenciado en Bellas Artes en Salamanca, Coronas ha expuesto de forma colectiva e individual en multitud de centros artísticos, esta exposición combina la arquitectura digital, la escultura clásica y un universo utópico de luz que no olvida la presencia de las matemáticas de la geometría.

(Los territorios soñados. Centro Niemeyer, Asturias. Desde el 18 de marzo hasta el 20 de octubre de 2016)