Si hay una artista que haya sabido transmitir a través de sus obras una realidad social muy concreta esa es sin duda Teresa Margolles (Culiacan, México, 1963). Conocida en España por sus varias exposiciones, muestra ahora en Móstoles sus trabajos realizados en Ciudad Juárez. La muestra gira en torno a la obra La Promesa (2012), que ya se expuso en el Museo del MUAC en México, consistente en los restos de una casa de Juárez destruida. En México se realizó la performance consistente en trasladar la tierra con la que estaba hecha la casa desde Juárez hasta el DF. En España esta pieza sirve para articular otra serie de piezas (En torno a la pérdida (2009 – 2013), Esta finca no será demolida (2011), PM 2010 (2012) y El testigo (2013) que da el título a la exposición), todas ellas con Ciudad Juárez como tema y como excusa para hablar nuevamente de la violencia, del desamparo de los ciudadanos, del narcotráfico que gobierna las vidas y las muertes de sus ciudadanos. Margolles traza un paisaje social marcado por la violencia y la muerte, pero también por la esperanza y la renovación, del empuje de una sociedad que sabe hacer de la muerte un compañero de viaje y de la violencia un método para comprenderse a sí misma. (CA2M, Móstoles, Madrid. Desde el 18 de febrero).
Imagen: voluntarios ayudando en el montaje de La Promesa, en el MUAC.