El nuevo trabajo de la artista Paulina Olowska en la Tate Modern de Londres se presenta en forma de instalación de dos semanas de duración y un programa site specific de teatro y performance con la colección del centro como escenario. Olowska transforma la sala dedicada al Realismo en una recreación del espacio doméstico. La galería de paredes blancas se convierte en todo un set con armarios, mesa, sillas y murales pintados a mano; todos estos elementos conviven con las pinturas de la colección de la Tate, con artistas como Henri Matisse, Dora Carrington, Pablo Picasso y André Derain.
Durante el día, la instalación funciona como parte de la propia colección, mientras que en la tarde todo se transforma en un teatro viviente, con dos actores que interpretan el papel de madre e hijo, siguiendo el texto del guionista vanguardista polaco Stanislaw Ignacy Witkiewicz; Olowska toma de él su trabajo The Mother: An Unsavoury Play in Two Acts and an Epilogue, de 1924, para llevar al presente un drama clásico, y convertir toda la acción en parte de lo que puede ocurrir en un museo, como una experiencia compartida entre los artistas y el público.
Las performances se realizarán los días 21, 23 y 25 de septiembre en varios pases, con venta previa.

 

(Paulina Olowska. The Mother An Unsavoury Play in Two Acts and an Epilogue, Tate Modern, Londres. Del 14 al 27 de septiembre de 2015).