La empresa Unilever ha confirmado que, al menos durante 2013, no renovará su colaboración con la institución inglesa por lo que no seguirá pagando los costes de producción de las instalaciones en la famosa Sala de Turbinas. La compañía no ha cerrado definitivamente la puerta a un futuro patrocinio pero por el momento, y debido a los altos costes de estos trabajos y a la situación económica, no renovarán el contrato con el museo. Durante 2013 la Sala de Turbinas éstará cerrada durante algunos meses por las obras de ampliación del museo, lo que ha motivado definitivamente esta decisión por parte de Unilever incluso cuando no ha aclarado si, después, con la reapertura, volverán a promocionar trabajos como el que el artista Tino Sehgal acaba de inaugurar en este emblemático espacio.