Con un salario de 50.000 libras al año, una cifra nada despreciable teniendo en cuenta los tiempos que corren, la TATE Modern busca un nuevo jefe de exposiciones. Un cargo que implica diseñar los contenidos expositivos del centro, las adquisiciones, las obras “comisionadas” y las programaciones de cine, vídeo y performance entre otras cosas. Un puesto que depende directamente de la coordinación con el director, Chris Dercon, y al que habría que incorporarse de inmediato. Se requiere un perfil altamente especializado, con experiencia demostrable, conocimientos curatoriales, teóricos, capacidad de trabajo en equipo, habilidades de liderazgo y otras muchas características que se pueden consultar en la página web del centro. La fecha de aplicación finaliza el 25 de marzo.