No. 227: The lights going on and off, la pieza con la que el británico Martin Creed se hizo con el Turner Prize de 2001 y saltó mundialmente a la fama por una instalación tan alabada como cuestionada, forma ahora parte de la colección de la TATE. El museo ha adquirido la pieza por 110.000 libras recaudadas por la asociación de amigos del museo, un donante privado y la propia fundación del centro. La instalación se podrá ver en el museo a partir del próximo 21 de octubre.

Imagen: Vista de la instalación de Martin Creed No. 227: The lights going on and off, 2001.