El libro Mujercitos que presenta Susana Vargas parte del tratamiento que el colectivo homosexual recibía en los medios mexicanos más sensacionalistas; Vargas realiza una exhaustiva selección de imágenes de archivo de hombres travestidos que extrae del periódico mexicano más característico de este tipo, Alarma!, entre 1963 y 1986. El término “mujercito” se usaba de forma despectiva para calificar a hombres afeminados, y tomando como referencia una de las noticias, Vargas titula así su proyecto, subvirtiendo el insulto. La repetición en la publicación de este tipo de fotografías fue creando un imaginario nacional sobre las sexualidades no normativas. Los titulares sirven también para un análisis de cómo se demonizaban las prácticas sexuales no heterosexuales; si bien todo esto hoy nos parece algo del pasado lejano, lo cierto es que apenas 30 años separan a la revista del presente. La resistencia de los travestis en un contexto social que los criminalizaba se puede ver en unas fotografías en las que incluso posan, orgullosos de lo que son, pese a ser imágenes de redadas policíacas. Palabras cargadas de una ética más que cuestionable son las que conforman los titulares de las noticias, como asco, depravación, orgía o degenerado. El proyecto de Susana Vargas parte de su doctorado, y se presenta el próximo día 16 de julio en México, en EXIT La Librería. (Susana Vargas, Mujercitos, Editorial RM, 96 páginas; 35 euros).