Ya se puede realizar una inmersión durante quince minutos en la obra High Psycho Tank de Carsten Höller. El Centro Botín permitirá al público que visite la exposición experimentar la sensación de relajación total e ingravidez que aporta dicha pieza, un tanque salino de grandes dimensiones que contiene 1.000 litros de agua, a 35,5 grados y con 600 kilos sal de epsom. Así, las condiciones de flotabilidad de esta solución salina contribuye a que el cuerpo humano alcance plena relajación. Esta obra de Höller nació en 2014 inspirada en experimentos militares de aislamiento sensorial y se recomienda que la experiencia se realice sin ropa. La estructura es traslúcida, por lo que permite la entrada de luz del día pero no se ve a quien se encuentro en su interior. Hasta el 9 de septiembre se podrá hacer uso de este tanque, incluido en la entrada de acceso, en los siguientes horarios: martes, de 10 a 11:30 horas; jueves, de 17 a 18:30 horas; y los sábado, de 15 a 16:30 horas. No obstante, es recomendable la reserva previa, aunque si algún visitante está interesado en horario de uso y la estructura está libre, podrá acceder.

El Centro Botín facilita albornoz y chanclas, ya que los usuarios deben ducharse en el lugar habilitado antes de introducirse en el tanque completamente desnudos. Esta experiencia es un magnífico broche a la visita de la exposición Y, que acoge trece piezas de Carsten Höller, algunas icónicas como Elevator Bed (2010), que permite pasar una noche en el Centro Botín; y otras creadas específicamente para esta muestra. Recordamos que la exposición podrá visitarse hasta el 10 de septiembre de martes a domingo y el precio de entrada es de 8 euros.