Las bolsas caen y, quizás por ello, los precios en las subastas y la inversión en bienes materiales y valores seguros como ciertas obras de arte contemporáneo suben. En las últimas semanas se han celebrado subastas con lotes muy codiciados, desde obras impresionistas o modernistas (Paisaje de Klimt, 200 millones de dólares) hasta piezas de expresionismo abstracto (lote de Clyfford Still por 114 millones de dólares) y autores consagrados actuales como Gerard Richter (su Abstraktes Bild con precio de salida de 8 millones alcanzó los 20). En todas ellas los resultados han sido más que satisfactorios: así por ejemplo Phillips de Pury se ha llevado una media de 70 millones por subasta en las últimas semanas (ha realizado 3 de arte contemporáneo) aunque si hemos de hablar de récords, es Sotheby´s una vez más la que ha hecho el mejor negocio ya que ayer recaudó su segunda cifra más alta en su historia, 315.8 millones en una sola noche. Una cifra que supera en 100 millones la recaudación prevista y que indica que, al menos en el arte, los mercados están en alza.