Parece sangre pero no lo es: los libros de la obra de Greta Alfaro (Pamplona, 1977) Still Life with Books aparecen recubiertos de caramelo rojo. Con este recurso la artista alude a la situación actual de la cultura: el caramelo endurecido impide acceder al contenido; los visitantes son invitados a romper esa cobertura y tratar de leer a pesar de las dificultades. Esta “naturaleza muerta” o, más literalmente, “vida detenida”, es el nuevo proyecto de la artista (que ha expuesto en el Bass Museum of Contemporary Art de Miami, en la Saatchi Gallery de Londres o el Centro Pompidou de París) para el programa Praxis, taller experimental que se sustenta en valores como el reciclaje, lo procesual, lo relacional y el «hazlo tú mismo» y que representa un módulo alternativo a la programación de Artium. Dice Eduardo García Nieto, comisario de la muestra: “No es la primera vez en la que Greta Alfaro trabaja con comida o, más bien, con las claves antropológicas y culturales que implica el acto de comer o el uso de determinados alimentos. (…) En esta obra Greta utiliza la comida, el caramelo, para generarnos un extrañamiento; un placer inutiliza otro, impidiéndonos reaccionar mientras nos deleitamos con la cultura del entretenimiento. La superficie del libro, la cubierta que pretende atraer a la lectura, se sobrecarga con una nueva capa, azúcar cristalizado, una golosina que puede “atraparnos” o enmascarar otros sabores”. (Artium, Vitoria-Gasteiz. Still Life with Books. Del 3 de julio al 21 de septiembre).

Imagen: Greta Alfaro. Still Life with Books (detalle), 2014.