Son muchos los nombres de mujeres a lo largo de la historia que han vivido y trabajado a la sombra de los hombres, por lo general de su marido. Escritoras, artistas, científicas, investigadoras que han formado un gran legado y que, sin embargo, su nombre ha sido borrado u ocultado, como por ejemplo lo fue durante años el de Alicia Guy Blaché, pionera del cinematógrafo que fue descubierta hace relativamente poco. Y como el suyo podrían nombrarse una infinidad más. Afortunadamente, de un tiempo a esta parte el papel de la mujer en las artes se ha reivindicado y se está otorgando el lugar que merece cada una. En este caso, podríamos citar a Sonia Delaunay que a pesar de ser la esposa del pintor Robert Delaunay con el tiempo ha logrado un gran reconocimiento artístico aunque en un principio –debido a la relación también profesional con Delaunay– se le encasillara únicamente en las artes decorativas sin llegar a considerarla como una pintora completa. Actualmente, esa diversidad de formatos ensalza en valor en el trabajo de la artista. Ahora, el Museo Thyssen-Bornemisza acoge una exposición dedicada a ella bajo el título Sonia Delaunay. Arte, diseño y moda, y que supone la primera monográfica en España que podrá verse hasta el 15 de octubre. Pinturas, diseños de moda y textiles junto a colaboraciones con poetas y escenógrafos serán algunas de las piezas que podrán verse en la muestra de una de las representantes del arte abstracto y creadora, junto a Robert Delaunay, del Simultaneísmo.

En la muestra se podrán ver más de 200 obras que destacan la multidisciplinaridad de la autora, utilizando todo tipo de soportes. La artista consideraba que todas las expresiones artísticas se podían equiparar y comienza a expresar su deseo de que el Simultaneísmo llegue a la cultura popular. De esta etapa se exhibirán en el museo madrileño obras como Contrastes simultáneos (1913) y Prismas eléctricos n. 41 (1913-14), carteles publicitarios para las marcas Zénith y Dubonnet, diseños de moda como un vestido y chaleco simultáneos realizados en patchwork o un ejemplar de La prosa del Transiberiano y de la pequeña Jehanne de Francia (1913), junto a los versos de Blaise Cendrars. Además, en la exposición se pone especial atención en el periodo en que la artista y su familia vivieron en Madrid a partir de 1917. A la capital española llegaron tras haber asentado ya las bases del citado Simultaneísmo en 1912 en París, donde el impacto de la luz sobre los colores eran idóneos para esta corriente; no obstante, fue en Madrid donde asentaron definitivamente su ideario. Delaunay desarrolló aquí su gusto por la experimentación, un apartado que en la muestra del Thyssen se explora de manera notable siendo el más extenso, puesto que ahonda en la Primera Guerra Mundial que vivió el matrimonio en España y en el descubrimiento de Sonia Delaunay de los maestros clásicos del Museo del Prado, el arte popular y el flamenco.

(Sonia Delaunay. Arte, diseño y moda en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Desde el 4 de julio hasta el 15 de octubre de 2017)