La obra del artista chino más internacional y controvertido aterriza en La Virreina Centre de la Imatge (Barcelona). Ai Weiwei presenta 45 obras realizadas entre 1983 y 2014, especialmente seleccionadas por el artista para el centro de arte. On the table. Ai Weiwei muestra la fuerte crítica política que caracteriza el trabajo de Ai Weiwei con un objeto central: su mesa de estudio, donde se reúne con otros artistas y que fue testigo del reencuentro con su familia tras permanecer 81 días detenido por el régimen comunista. El artista ha convertido su carrera en un grito contra la represión y la censura que sufren diariamente los artistas en su país. Toda la exposición se concibe como un recorrido por su vida y su obra, tan estrechamente unidas, desde fotografías a arquitectura, pasando por el vídeo, instalaciones, maquetas, piezas de diseño gráfico, música o esculturas. Todas tienen en común la concepción del arte como un espacio de libertad en el que expresarse sin censura, además de otros conceptos subyacentes como la dualidad verdad-mentira, el poder político y el control por parte de los gobiernos. Rosa Pera, comisaria de la exposición, afirma Ai Weiwei se plantea el arte como un dispositivo desde donde establecer diálogos con diferentes contextos, desde donde contrastar tradiciones y visiones para negociar, analizar, proyectar y compartir; esto convierte a la exposición en La Virreina en una muestra que va mucho más allá del régimen comunista chino y que es posible aplicar a cualquier contexto donde las libertades estén coartadas bajo el poder. (On the table. Ai Weiwei, La Virreina Centre de la Imatge, en Barcelona. Del 5 de noviembre de 2014 al 1 de febrero de 2015)


Imagen: Ai Weiwei. Estudio de la perspectiva, 2014.