La Galería de Nogueras Blanchard se convierte en un espacio ambiguo, repleto de juegos visuales e ilusiones ópticas creados por el artista argentino Leandro Erlich (Buenos Aires, 1973). Con el título La democracia del símbolo y otras historias, Erlich reflexiona sobre la capacidad de percepción y la frontera entre lo real y el surrealismo.

En Brooms (2015) el artista hace uso de espejos y reflejos que confunden y rediseñan la realidad. Escaleras dobles o escobas que parecen multiplicarse son solo algunos de los objetos cotidianos de los que hace uso. La ruptura de la mirada, del encuadre artístico y, desde luego, la mentira en el arte cobran aquí un sentido incluso lúdico. De esta forma Erlich transforma la banalidad de lo cotidiano en un mundo surrealista.

La muestra también presenta una visión distinta del Obelisco de Buenos Aires, al que “hace desaparecer” el ápice y frente al MACBA, construye una réplica a escala real del monumento, permitiendo formar parte de él y dotando al observador de una visión nunca antes vivida. Sobre la relación entre los seres humanos y las construcciones y la naturaleza Erlich aporta el proyecto Pulled by the root (2015), la construcción de un tranvía subterráneo en Karlsruhe. Por último, Maison Fond (2015), que fonéticamente en francés equivale a mes enfants, mis hijos, una reflexión sobre el futuro, la naturaleza y lo efímero.

(La democracia del símbolo y otras historias. Galería de Nogueras Blanchard, Madrid. Desde el 16 de enero hasta el 5 de marzo de 2016)