El proyecto para la construcción de una biblioteca, diseñada por el estudio de la afamada Zaha Hadid, para la Universidad de Sevilla en el Prado de San Pablo ha sido definitivamente paralizado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que, además, ha ordenado la demolición inmediata de las estructuras ya construidas, tanto a nivel subterráneo como rasante. La orden judicial obliga a devolver al Prado el aspecto exacto que tenía antes de que se iniciaran las obras en 2008. Dado que la orden de edificación la había dado el Ayuntamiento de la ciudad (la biblioteca era el proyecto estrella del anterior alcalde), la Universidad que bajo ningún concepto pensaba que se detendría el proyecto a pesar de las quejas de algunos vecinos -que finalmente se han convertido en demandantes junto al nuevo alcalde-, no reclamó ninguna cláusula de indemnización cuando firmó el contrato de obras. Ahora la Universidad se enfrenta, en un momento económico pésimo de por sí, no sólo a quedarse sin una nueva infraestructura en la que ya se han invertido cuatro millones de euros, sino a pagar el costoso derribo (por las complejas estructuras de Hadid) y una indemnización a la empresa constructura cifrada entre tres y seis millones de euros.