El escultor Richard Serra ha realizado una escultura en la capital de Qatar, Doha. Una obra al aire libre que conmemora e inaugura MIA Park, un recinto para el ocio y la cultura de acceso gratuíto en el que habrá una zona de hípica, un recinto para la celebración de danzas típicas y conciertos y espacios para muchas actividades más. Una nueva zona en la ciudad para el disfrute familiar que se inaugurará en enero, un punto estratégico de ocio donde el arte contemporáneo tendrá especial importancia y de ahí que se eligiera a Serra, un escultor no sólo consagrado sino mundialmente conocido, para presentar esta proyecto y volver a destacar Doha como un nuevo punto en el mapa mundial para el disfrute y el conocimiento del arte contemporáneo. La escultura de Serra se compone de sietes planchas de acero inoxidable y mide 24 metros de altura por lo que su perfil preside este nuevo complejo y lo caracteriza desde lejos.