Andrés Isaac Santana

Moderne Farbkonzepte es una indagación sobre la pintura y su permanencia. La obra de Albert Oehle advierte de un trasiego constante por caminos experimentales. Existe en ella una necesidad de superación de sus propias metas y de sus propios horizontes de enunciación, lo que justifica
-seguramente- la búsqueda ansiosa de nuevas soluciones y el hallazgo premeditado de cuantos accidentes pueda descubrir a lo largo del proceso. Desde la figuración pictórica de sus primeras obras hasta su producción actual, su discurso no ha dejado de evidenciar cambios en la reformulación morfológica, así como en la agilidad y agudeza de sus preceptos narrativos y argumentales.

Se aprecia entonces una elocuente singularidad: no se trata tanto de signos concretos, rastreables en la textura misma de las obra como de procesos gestuales que contribuyen a sedimentar la cultura sobre el “saber pictórico” en un sistema de representación que patentiza las relaciones orgánicas entre discurso y medio: entre ciertos influjos convincentes y esa otra genealogía epidérmica que localiza las fuentes y afluentes de los gestos pictóricos en el mapa de las historiografías agotadas y cansinas. En cuanto a tipologías y ordenanzas como posibles fuentes concretas, tampoco importa el reconocimiento exhaustivo de cada una. En su defecto, el interés que ellas revisten en el marco de la obra, es el de gestionar cada una de esas referencias en el epicentro de un discurso propositivo que hace suyo todo aquello que toca. Quizás, en gran medida, por esa capacidad de fecundar el referente y doblegar su voz a la del autor que le hace remitir sus facultades en la amplitud de sus encuadres. Lo que interesa resaltar, en tal caso, no es tanto la polémica en torno a la idoneidad de la cadena de indicios constructivos y cromáticos en una curva sistemo-poyética, sino la efervescencia con la que ese gesto turbador de la pintura desautoriza todo esquema normativo que, venido de la esterilidad teórica, dice y nombra lo que ha de ser la pintura misma. Hasta el 5 de mayo en La Casa Encendida de Madrid.

Imagen: Albert Oehlen. Neuheiten, 2008. Cortesía de La Casa Encendida, Madrid.