VÍDEO

En el año 1975 la artista Martha Rosler llevó a cabo la performance Semiotics of the kitchen (Semióticas de la cocina). Esta performance, presentada y mostrada a lo largo de los años en diversos museos y centros del mundo, adopta la forma de una presentación a modo de parodia en la que se sustituyen los utensilios de cocina por un léxico de frustración y cólera. Como si de un programa de cocina de televisión se tratase, la cámara centra el plano en una mujer tras una encimera de cocina en la que se encuentran una serie de utensilios en los que la mujer va mostrando uno a uno para enseñar su funcionamiento.

Esta actuación está cargada de ironía gramatología de sonidos y gestos, en donde la mujer y las herramientas entran en el sistema familiar de los significados cotidianos relativos a la cocina para transgredirlo. El resultado final, el mensaje que esta performance lanza, según palabras de la propia artista, es que cuando la mujer habla, da nombre a su propia opresión.