Entre comidas, cenas familiares y regalos de última hora, ya han pasado los días navideños más intensos que poco tiempo nos dejan para “todo lo demás”. Y “todo lo demás” es, en nuestro caso, y como no podía ser de otra manera, visitar exposiciones de arte contemporáneo en nuestros centros culturales de referencia. Desde exit-express os proponemos una selección de 12 exposiciones (y alguna más que no podemos evitar colar) para que terminéis de disfrutar de estas fiestas estando en cualquier punto cardinal de España.

El primer paseo lo daremos por el Retiro de Madrid. Recorriendo el parque puedes encontrarte con la retrospectiva de Esther Ferrer en el Palacio de Velázquez –una de las sedes del Museo Reina Sofía–, una muestra que puede visitarse hasta el 25 de febrero y en la que la idea de marcar el paso del tiempo es uno de los ejes centrales tanto en obras fotográficas como en piezas donde la performance, la acción, es protagonista. Desde luego, si estás en el Palacio Velázquez, no puedes olvidarte de andar un poquito más por el parque y acercarte al Palacio de Cristal –también parte del Museo Reina Sofía–, un espacio excepcional donde actualmente, y hasta el 1 de abril, se ubica la instalación de Doris Salcedo que, bajo el título Palimpsesto, aborda uno de los hechos más dramáticos de nuestra historia reciente: la muerte de miles de personas en las aguas del Mediterráneo. No muy lejos del retiro, en la Sala Alcalá 31 puede verse estos días una muestra de Daniel Canogar que reúne obras que giran alrededor de la sociedad de los datos y de la influencia de la tecnología sobre la humanidad. Muy pocos días quedan para poder ver las dos exposiciones que os proponemos a continuación y en las que, además, la fotografía es protagonista. Hasta el 5 de enero puede visitarse en la Fundación Canal Magnum: Hojas de contactouna exposición que nos permite acercarnos a los secretos que se esconden tras muchas imágenes icónicas de la agencia Magnum Photos. Por otro lado, en la Fundación Mapfre puede visitarse todavía, y hasta el 7 de enero, una retrospectiva del fotógrafo Nicholas Nixon, autor a quien también tuvimos la oportunidad de entrevistar en nuestro medio y cuya muestra reúne fotografías relacionadas con el paisaje urbano y la arquitectura pero, sobretodo, con el retrato y la intimidad que el autor consigue mediante el uso de su cámara de gran formato. Una última propuesta sin salir de la Comunidad de Madrid pero acerándonos a Móstoles y, concretamente al Centro de Arte dos de Mayo, es la exposición Elements of vogue. Un caso de estudio de performance radical, una propuesta comisarial de Sabel Gavaldón y Manuel Segade que revisa la historia de la performance afroamericana y toma el cuerpo como un archivo político desde el que mapear las diferentes subjetividades, legados e historias que se condensan en el ballrom.

Si nos acercamos al Mediterráneo nuestra primera parada será en Barcelona y, en concreto en el MACBA, donde actualmente se encuentran dos exposiciones de primer orden y que, en ambos casos, son retrospectivas. En primer lugar Poesia Brossauna muestra que puede visitarse hasta el 25 de febrero y que pretende revisar la obra completa del autor desde su dimensión oral, performativa y de antipoesía. En segundo lugar, Enfocar el infinito, la primera gran retrospectiva de la artista minimalista, posminimalista y conceptual Rosemarie Castoro, quien formó parte de los circuitos neoyorquinos de los 60 y 70 y que, según Lucy Lippard, fue capaz de “subvertir el minimalismo en su propio terreno”. Bordeando el Mediterráneo podemos llegar a Valencia, ciudad donde se halla el IVAM, museo que acoge estos días diversas exposiciones entre las que hallamos una gran muestra dedicada a la abstracción a partir de los fondos de su propia colección.  La eclosión de la abstracción. Línea y color en la Colección del IVAM pretende analizar los múltiples caminos por los que ha derivado la abstracción después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, concretamente desde la irrupción del expresionismo abstracto americano; Nueva York desbancando a París como capital artística mundial.

Tres son exposiciones que os proponemos si vuestro destino o nuestra residencia durante estas fiestas es el País Vasco. La primera en Guggenheim de Bilbao, centro que acoge hasta el 14 de enero Anni Albers: tocar la vistauna exposición que propone una aproximación detallada a la obra de Anni Albers, artista cuyo trabajo pictórico y textil destaca por su profundo e íntimo conocimiento de los materiales y técnicas, así como de modos de producción que son casi tan antiguos como la humanidad. Por otro lado, en Artium (Vitoria – Gasteiz) pueden visitarse estos días hasta dos muestras: Ke usted lo pase bien, del pintor Santos Iñurrieta y la colectiva Cartografías líquidas, una muestra que propone una lectura transversal en torno a los postulados del recién fallecido Zygmunt Bauman (1925-2017) y su noción líquida de la modernidad.

Terminando nuestro recorrido por las exposiciones a lo largo y ancho de la geografía española, os recomendamos visitar el CAAC de Sevilla y recorrer las salas que conforman la exposición Mil bestias que rugen. Dispositivos de exposición para una modernidad crítica, una muestra comisariada por Olga Fernández López que, más que ser una exposición de exposiciones históricas, presenta la obra de 24 artistas nacionales e internacionales que utilizan el imaginario que se conformó en las exposiciones como punto de partida para plantear debates contemporáneos. Sin marcharnos del sur, Málaga puede ser un buen destino puesto que el Museo Picasso Málaga expone hasta el 28 de enero Somos plenamente libres. Mujeres artistas y el surrealismoexposición que pone en valor el trabajo artístico de la mujer en la historia del arte del siglo XX. Por último, otra de las citas imprescindibles en cuanto a exposiciones que deja este 2017 y que todavía podremos disfrutar a principios de 2018, pero sólo hasta el 7 de enero, es Interferencias en el CAAC, una muestra de Concha Jérez que reúne una selección de sus instalaciones más significativas, obras objetuales y videográficas; de las cuatro obras ideadas para el centro canario, dos están referidas a la memoria histórica de Canarias y a preocupaciones sociales como la inmigración.