La fotografía entra de lleno en la National Gallery de Londres en una exposición retrospectiva sobre la historia de la institución. Imágenes de los pioneros de la fotografía y fotógrafos actuales se exhiben junto a aquellas obras pictóricas que les sirvieron de inspiración en un intento de encontrar los vínculos entre las diferentes disciplinas artísticas: el remake, la coincidencia o la asociación serían algunos de los conceptos principales en esta búsqueda emprendida por la pinacoteca londinense. Una llamada de atención a la distinción de ambos géneros: iguales en calidad pero de diferente textura, trato expositivo y, en muchas ocasiones, público ya que nuestro conocimiento de la pintura actualmente procede de reproducciones, de la fotografía ya sea en postales, libros o páginas web.

Un gran número de naturalezas muertas, paisajes y retratos se muestran acompañados de sus referentes pictóricos procedentes de la colección. Entre los primeros fotógrafos del siglo XIX destacar las imágenes de Julia Margaret Cameron y entre los actuales, influidos por grandes pintores como Caravaggio, Constable, Degas, Delacroix o Ingres, se podrían mencionar a Martin Parr, Luc Delahaye, Sam Taylor-Wood u Ori Gersht que interpretan digitalmente, recreando escenas o escogiendo encuadres unas imágenes que remiten a estas destacadas figuras y obras de la historia de la pintura, quizá de forma inconsciente. El próximo año, la muestra itinerará por España y viajará al CaixaForum de Barcelona y luego, a la sede de Madrid.

Imagen: Tom Hunter. Death of Coltelli, 2009.