El Metropolitan Museum de Nueva York invita desde hace años a artistas contemporáneos a que intervengan con sus obras la azotea del edificio. En esta ocasión el artista paquistaní Imran Qureshi ha ideado una pieza accesible para el público que puede pasearse por el tejado y contemplar su obra: aparentemente un inocente mosaico pictórico en el suelo que de cerca simula elegantes y sinuosas formas vegetales realizadas en un brillante color rojo. Un motivo que visto desde arriba adquiere otra dimensión y las hermosas flores, se convierten en desagradables manchas de sangre. Restos de un cadaver colectivo acribillado, de una masacre con la que el artista quiere hablarnos de la violencia y del dolor que a diario se padece en medio mundo. El título And How Many Rains Must Fall before the Stains Are Washed Clean también sirve para hacerse idea del significado de la pieza que puede visitarse hasta el final del verano.

Imagen: Imran Qureshi. And How Many Rains Must Fall before the Stains Are Washed Clean, 2013. Cortesía del artista.