El certamen donostiarra ha vivido un hecho que no ocurría desde hace 17 años, es decir, doblete en un mismo título para los dos grandes premios que otorga, esto es, la Concha de Oro para la cinta española Magical Girl y la Concha de Plata al mejor director para su artífice Carlos Vermut, en este su segundo largometraje. El Premio Especial del Jurado ha sido para la cinta francesa Vida salvaje de Cédric Kahn, sobre los desvaríos de un padre hippie que secuestra a sus hijos e intenta inculcarles su valores; los siguientes premios en importancia son los de interpretación siendo la Concha de Plata en categoría masculina para el español Javier Gutiérrez por La isla mínima de Alberto Rodríguez, quien ha rodado un trepidante thriller, un título que se convirtió en uno de los favoritos en todas las quinielas y ya ha sido bautizada como uno de las películas españolas del año, llevándose también el premio a la Fotografía, para Álex Catalán. La Concha de Plata en interpretación femenina ha ido a manos de Paprika Steen por Silent Heart del danés Bille August (siempre recordado por Pelle el conquistador o La casa de los espíritus) sobre un drama que trata la eutanasia, y en el que según las crónicas podría haber sido un premio conjunto para su espléndido trío protagonista. El televisivo Dennis Lehane (capítulos de la serie The Wire, llevan su firma) también autor de novelas (llevadas al cine) como Shutter Island o Mystic River, ha sido premiado por su guión de La entrega de Michael R. Roskam, un título con mafias de por medio y con la última aparición del malogrado actor James Gandolfini. El premio del público ha recaído en La sal de la tierra de autoría compartida, Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, con un documental sobre la vida y obra del fotógrafo Sebastião Salgado (padre del segundo) mientras recorre los continentes captando la mutación de la humanidad.
En esta 62 edición del Festival de San Sebastián ha salido reforzado (a nivel crítico) el cine español, donde el presidente del jurado de este año, Fernando Bovaira (a la sazón, uno de los artífices de nuevos valores, productor de Alejandro Amenábar entre otros) ha capitaneado un jurado que va desde actores como Nastasja Kinski a artistas polifacéticas como Marjane Satrapi, con una gran afluencia de estrellas norteamericanas y donde la prensa especializada ha alabado casi unánimemente el alto nivel de los títulos presentados.

Imagen: Carlos Vermut, recogiendo la Concha de Plata a Mejor Dirección.