Donostia-San Sebastián acaba de ser elegida Capital Europea de la Cultura 2016 frente a las otras ciudades candidatas: Burgos, Las Palmas, Segovia, Zaragoza y la que hasta hace poco era la favorita, Córdoba. La decisión -que para muchos resultará sorprendente- se ha tomado en el Museo del Traje de Madrid por un jurado formado por siete miembros de instituciones europeas y otros seis españoles pertenecientes al Ministerio de Cultura. Donostia compartirá este recién estrenado título con la ciudad polaca de Wroclaw, un honor que atraerá al turismo y ayudará al enriquecimiento cultural y comercial de la ciudad que ha conseguido alzarse con esta distinción tras meses de proyectos y actividades dirigidos por Santiago Eraso, elegido en 2009 responsable del programa cultural de la candidatura donostiarra.