El fotógrafo catalán Samuel Aranda (1979) es el ganador del concurso internacional de fotografía World Press Photo 2011. Aranda ha sido premiado por una fotografía que en su día publicó en The New York Times, una obra que acompañaba a un reportaje sobre lo acontecido durante las revueltas yemeníes. Un trabajo escalofriante realizado en Sana, capital de Yemen, donde una mujer totalmente cubierta por el velo niqab abraza a un familiar herido. Aranda realizó esta instantánea un 15 de octubre, en su visita a un hospital improvisado en una mezquita donde eran muchos los heridos a causa de la represión para combatir a los manifestantes que tomaron las calles contra el presidente Alí Saleh. La fotografía es una “piedad” contemporánea que ilustra el sufrimiento y visibiliza el otro lado de estas revueltas, el drama de la pérdida y el dolor de los familiares. El World Press Photo se realiza desde 1995 y en esta edición se presentaron más de 100.000 fotografías de todo el mundo. Aranda, que actualmente se halla en Túnez trabajando, recibirá 10.000 euros.