La semana pasada se inauguró en el Museo de Arte de Zapopán (México) la exposición Sábana Blanca del artista checo Jiří Kovanda (Praga, 1953), con el comisariado de Patrick Charpenel y Andrea de la Torre, que colaboran por vez primera en este centro.

Jiří es un artista conceptual que trabaja principalmente con instalaciones y a través de la performance. Es considerado uno de los creadores más destacados del arte checo contemporáneo, y su trabajo reflexiona sobre la condición humana y la vida cotidiana. En sus obras analiza la imperante dificultad de establecer vínculos (físicos y afectivos) con el otro dentro del espacio urbano contemporáneo, intentando propiciar una reflexión crítica en torno a la relación entre lo público y lo privado, lo íntimo y lo social, lo visible y lo invisible.

A través de sutiles acciones, casi imperceptibles, el artista crea vínculos físicos y psicológicos en el público. La belleza visual de sus impecables producciones culminan en desenlaces tácitos, que logran una comunicación directa y efectiva con los asistentes.

Sabana Blanca fue concebida para la Secesión de Viena en 2010, por lo que es la segunda ocasión que se exhibe al público y la primera vez que este artista llega a México. La instalación es una pared que se extiende a lo largo y ancho de la sala. De esta manera, se eleva un muro a la altura de los ojos del espectador, segmentando el espacio arquitectónico. Su diseño zigzagueante incluye una serie de bahías y varaderos que crean cubículos y pasillos en distintos puntos. Los visitantes apenas puedan mirar por encima de la barda, creando situaciones y comportamientos diversos. Como complemento y cierre de esta instalación, se expondrán también siete piezas más del artista. Se reproducirá su performance Kissing Through Glass, en el que, encerrado en una cabina de vidrio, invita a las personas a que lo besen; el resultado es una pieza altamente estética y sugerente.

El curador Charpenel decía en una entrevista previa a la inauguración que “lo considero uno de los padres del arte relacional, ya que una obra de arte previamente establece comunicación e interacción con su entorno”. El artista considera que la comunicación es el gesto más importante y fundamental del ser humano, por lo que su obra es una especie de terapia para el público.

 

(Sábana Blanca, Jiří Kovanda , MAZ, Zapopán, Jalisco. Del 25 de septiembre de 2015 al 31 de enero de 2016).