Vladimir Umanets un artista ruso fan fatal de Marcel Duchamp irrumpió el pasado domingo en la TATE Modern de Londres y realizó la inscripción “Vladimir Umanets, a potential piece of yellowism” en una esquina de la obra de Mark Rothko Black on Maroon (1958). Un trabajo que fue encargado por los arquitectos de las torres Seagram para decorar el Four Seasons, un óleo de 2,66 por 4,57 metros que finalmente el artista decidió no entregar y que donó en su lugar, en 1970 el mismo día que se quitó la vida, a la institución que ahora ha contemplado su agresión.

Umanets ha confesado su ataque por teléfono y ha declarado su sorpresa por no haber sido detenido en el acto ya que su acción fue presenciada por varios visitantes al museo y grabado por las cámaras de seguridad. Umanets afirma que no ha hecho nada malo y que, de hecho, su acción revaloriza la obra que tras ser restaurada acumulará un nuevo sustrato de historia por el que cotizará más en el mercado. El “artista” se ha declarado seguidor de artistas como Duchamp y Hirst y ha afirmado que con su ataque quería hacernos reflexionar sobre el estado del arte actual. El museo afirma que el grafiti se ha realizado con pintura y pincel, pero varios testigos aseguran que se hizo con un rotulador. La policía busca ahora a Vladimir Umanets y mientras, el museo, ha pedido todo tipo de disculpas en varios medios.

Imagen: Mark Rothko. Black on Maroon, detalle de la agresión, 1958.