La Fundación Beyeler, uno de los centros más exquisitos del panorama internacional expositivo tanto por su programación como por la belleza de su edificio y jardines, dedica este año 2016 por entero a la artista norteamericana Roni Horn (Nueva York, 1955), con dos exposiciones que se encabalgan cubriendo toda la temporada desde junio la primera muestra Selected Gifts, 1974-2015, y a partir de octubre la segunda, una exposición con obra reciente, que incluye esculturas y dibujos, para acabar en enero de 2017. Un repaso a fondo de una obra personal y categórica, que se centra en la naturaleza cambiante del arte, en la esencia de cambio y permanencia del individuo y el mundo, especialmente relacionada con la naturaleza y el paisaje. Hay que destacar que desde el inicio de su carrera artística en la década de los 70, Horn trabaja con todo tipo de materiales, como si el propio mundo con todas sus posibilidades fuera la materia de su trabajo: dibujo, fotografía, textos, y esculturas en todos los materiales posibles. Con todos estos elementos realiza una obra que siempre es una instalación pues la colocación de sus obra en paredes opuestas, en series continuadas, convierten cada una de sus muestras en oportunidades especiales de acercarse a una obra singular, ajena al ruido y la velocidad del mundo del arte actual. Conceptos como identidad, multiplicidad, el discurrir del tiempo y del espacio, asi como la capacidad de reconocer la divergencia entre la esencia de las cosas y su apariencia visual son centrales en su trabajo, en la que el texto, la palabra, forma una parte esencial.

Roni Horn

Roni Horn

The Selected Gifts, 1974-2015 , trabajo formado por 67 fotografías individuales, que se muestran por primera vez públicamente, trata, como su título indica (Regalos seleccionados) de las fotografías de una selección de los regalos que Roni Horn ha recibido durante los últimos 40 años aproximadamente, desde que inició su carrera artística. Incluyen libros, una carta de amor, dibujos y fotografías de amigos, un huevo de dinosaurio, un cisne de trapo. Objetos cuyo significado no guarda una relación directa con su valor o apariencia real. Todas las fotos son del mismo tamaño y están realizadas desde una mirada objetiva, fríamente. Esta obra, como una gran parte de las suyas nos enfrenta a una evaluación variable de una misma pieza. Estas fotografías son, a la vez, un trabajo documental concreto, pero vistas como una instalación única se convierte también en un retrato de la propia artista a través de un espacio sentimental conformado por la mirada de sus amigos convertida en los objetos que la rodean, en los regalos que ella misma ha seleccionado.

La exposición que se inaugurará en octubre, paralelamente a la exposición de The Selected Gifts, 1974-2015, reunirá una selección de obras, algunas de las cuales son recientes, que incluyen dibujo y escultura, para completar la visión del trabajo de una artista polifacética pero unidireccional, de tal forma que el espectador pueda así tener una visión mas completa de la artista y de los temas que trata habitualmente.

(Fundación Beyeler, Basilea, desde el 11 de junio hasta el 1 de enero de 2017)