Diego Rivera pintó varios frescos a lo largo de su estancia en Estados Unidos, los Obreros deprimidos en plena Gran Depresión, el mural de para la Industria de Detroit, La Alegoría de California usando como imagen a la tenista Helen Wills Moody o el mural para el Rockefeller Center de Nueva York en el que el artista quiso plasmar el retrato de Lenin. La familia Rockefeller destruyó este último mural por su alta carga política, explícitamente comunista, pero se conservan gran parte de los bocetos que Rivera hizo para sus distintos murales en Estados Unidos. Ahora dichos bocetos se exponen, muchos de de ellos por primera vez, en el Museo Mural Diego de Rivera, en la Ciudad de México.

Paralelamente, y también en la Ciudad de México, pero esta vez en el Museo Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, se expone Correspondencias, una muestra que repasa la relación entre Diego Rivera y Frida Kahlo a través de 155 piezas entre documentos, fotografías y vídeos. También se proyectará el cortometraje Diego Rivera: Retrato de un pintor, del año 1952, realizado por Francisco Villar, un audio en donde Rivera repasa el papel social del artista y se presentará una carta escrita por Frida a Diego.

(Re-visiones de Norteamérica, Diego Rivera, Museo Mural Diego Rivera. México D.F. Del 8 de julio al 30 de octubre del 2016)

(Correspondencias. Museo Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. Desde el 6 de Mayo al 17 de julio)