Actualmente, en tres puntos distintos del mundo se puede conocer a fondo la trayectoria del fotógrafo Roger Ballen. Primero, en septiembre, se inauguró la exposición dedicada a él en Foto Museo Cuatro Caminos (México) para conmemorar el aniversario de este centro; luego, hace escasamente un mes, en el TEA Tenerife Espacio de las Artes (España) se abrían las puertas de la exposición Tierra de sombras; y ahora, en Istanbul Modern (Estambul) se puede visitar una gran retrospectiva sobre Ballen. En esta exposición se acoge el trabajo del artista desde los años ochenta en la que se puede apreciar como su estilo fotográfico pasa de una imagen documental a otro que él mismo define como ballenesque. Un total de siete series y una instalación es lo que encontrará el espectador que acuda al museo a visitar esta exposición. Cronológicamente, la primera serie es la que el propio Ballen reconoce que es la más importante de su carrera, Dorps: Pequeñas ciudades de Sudáfrica, que realizó entre 1982 y 1986 y en la que capturó casas, almacenes comerciales, artefactos de aldeas o pueblos y las personas humildes que allí trabajaban, paredes, cables eléctricos desnudos –una posterior seña de identidad– y objetos que muestran la decadencia, la soledad y lo peculiar. Entre 1986 y 1994 trabajó en Platteland: Images of Rural South Africa para reflejar, a través de sus retratos, el cambio social que dejaron los últimos años del apartheid y las clases blancas marginadas en zonas rurales.

Es a finales de los 90 cuando el trabajo del artista vira a un tipo de fotografía más teatral, con temas y animales de todo tipo suspendidos entre la realidad y la ficción. Lo demuestra por ejemplo en la serie Outland de 2001. Y a partir de 2003, Ballen decide incorporar distintos elementos a sus imágenes, tales como pintura, esculturas o el ya citado teatro, Shadow Chamber (2005) es un buen ejemplo de esto. En esta retrospectiva también se acogen los últimos trabajos del fotógrafo, como Boarding House de 2009, serie en la que la violencia y los dibujos aumentan; Asylum of the Birds (2014) en la que los pájaros son los principales protagonistas; o El Teatro de las Apariciones que es el trabajo más reciente del artista, datado en 2016, y se inspira en los dibujos y marcas que Ballen encontró en una prisión abandonada de mujeres. Por último, se muestra la instalación Sala del Ballenesque, que el fotógrafo realizó en 2016, en la que se utilizan materiales que él mismo encontró en Estambul y con los que crea habitaciones que previamente había fotografiado. Un set de fotografía bajo la estética peculiar de Ballen.

(Roger Ballen: retrospective, en Istanbul Modern, Estambul. Desde el 28 de diciembre de 2016 al 4 de junio de 2017)