Las exposiciones Prólogos de Rafael Agredano, Sombras coloniales de Maryam Jafri y Fuera de campo. Archivo de cine de Mozambique de Catarina Simão conforman un ciclo en torno a la memoria en el CAAC de Sevilla. Una memoria, o mejor dicho memorias, que se conforma a través del documento, de la narración, de las construcciones culturales, del recuerdo individual o colectivo, de la creación identitaria, de la opresión, de la revolución y que encuentra en estos tres creadores, de muy diferentes contextos, una canalización visual muy distinta en cada caso por los temas y los medios elegidos para su formalización. Así por ejemplo Rafael Agradena, artista andaluz que perteneció al llamado “grupo de Sevilla”, emplea la pintura y el fotocollage para generar obras -en su mayoría apropiacionistas- que remiten a grandes referentes artísticos –como Las señoritas de Avignon de Picasso– o al estamento eclesiástico, para hacer una crítica a la identidad nacional, a su imaginario y sus referentes. Todo ello apostando por el color y la alegría que, para el autor, han de ser intrínsecos al arte. Desde un enfoque mucho más documental Maryam Jafri propone un estudio de las relaciones coloniales y postcoloniales a través de imágenes de distintos momentos histórico-políticos que compara e interrelaciona demostrando que ciertas situaciones, ciertos enfoques, ciertas miradas… siguen imperando en nuestra sociedad y se fomentan y promueven a través de una representación que, la artista, demuestra –a través de los documentos que exhibe y trastoca– codificada. Finalmente la portuguesa Catarina Simão también se acerca al postcolonialismo pero lo hacer partiendo de un caso de estudio concreto: el cine de propaganda realizado en Mozambique desde los 60 para formular con él un modelo de nación tras su desintegración a manos del colonialismo portugués. Una construcción que fracasó en su intento de generar un estado socialista y que ahora Simão ha rescatado y transformado –mediante su el montaje de planos y secuencias– para buscar no sólo nuevas identidades, más plurales y abiertas, sino evidenciar la paradoja que supone el intentar construir la memoria de un pueblo. Un ciclo expositivo imprescindible que, a pesar de llevarnos por un viaje visual y cognitivo hacia el pasado, remite de nuevo inmediatamente a nuestro presente más cercano. Hasta el 13 de mayo (Agredano), el 3 de junio (Simão) y el 17 de junio (Jafri).