A partir del 4 de noviembre las colecciones del Reina Sofía estarán un poco más completas. Con el depósito que la colección Patricia Phelps de Cisneros hace al MNCARS, treinta y cuatro piezas de grandes maestros del arte contemporáneo, especialmente latinoamericanos, podrán verse en Madrid. Nombres como Willys de Castro, Alejandro Otero, Hélio Oiticica, Gego, Jesús Soto, Mira Schendel o Cildo Meireles tendrán mejor y más numerosa presencia, y algunos entrarán por primera vez en estas salas de exposiciones y podrán ser disfrutados por un público sin duda ávido de saber más de lo que ha venido sucediendo al otro lado del océano en los países que forman parte de nuestra red cultural. En concreto, las obras quedan enmarcadas en el recorrido del segundo tramo de la colección bajo el título de ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Este depósito aporta un profundo conocimiento acerca de un período y una zona del mundo a menudo ignorada por la historiografía tradicional. El arte hecho en lo que se conoce tradicionalmente como “los márgenes”, hoy se sitúa cada vez más claramente en el centro de una nueva mirada a la historia del arte. Y hay que destacar que la inclusión de estas piezas favorece una comprensión mayor del papel de otros artistas, como es el caso de Oteiza, cuyo trabajo se relaciona mejor con otros trabajos internacionales, y donde se puede apreciar de una forma más clara su influencia en América Latina.
Imagen: Depósito de la Colección Patricia Phelps de Cisneros. Vista de sala de la colección, 2013.

A partir del 4 de noviembre las colecciones del Reina Sofía estarán un poco más completas. Con el depósito que la colección Patricia Phelps de Cisneros hace al MNCARS, treinta y cuatro piezas de grandes maestros del arte contemporáneo, especialmente latinoamericanos, podrán verse en Madrid. Nombres como Willys de Castro, Alejandro Otero, Hélio Oiticica, Gego, Jesús Soto, Mira Schendel o Cildo Meireles tendrán mejor y más numerosa presencia, y algunos entrarán por primera vez en estas salas de exposiciones y podrán ser disfrutados por un público sin duda ávido de saber más de lo que ha venido sucediendo al otro lado del océano en los países que forman parte de nuestra red cultural. En concreto, las obras quedan enmarcadas en el recorrido del segundo tramo de la colección bajo el título de ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Este depósito aporta un profundo conocimiento acerca de un período y una zona del mundo a menudo ignorada por la historiografía tradicional. El arte hecho en lo que se conoce tradicionalmente como “los márgenes”, hoy se sitúa cada vez más claramente en el centro de una nueva mirada a la historia del arte. Y hay que destacar que la inclusión de estas piezas favorece una comprensión mayor del papel de otros artistas, como es el caso de Oteiza, cuyo trabajo se relaciona mejor con otros trabajos internacionales, y donde se puede apreciar de una forma más clara su influencia en América Latina.
Imagen: Depósito de la Colección Patricia Phelps de Cisneros. Vista de sala de la colección, 2013.