La Fundación Juan March presenta una retrospectiva por los años más productivos del italiano Fortunato Depero, uno de los integrantes del movimiento Futurista y que no ha gozado de la popularidad de otros compañeros suyos como Marinetti o Boccioni. Con el título Depero futurista (1913-1950) se muestran casi 300 piezas procedentes de instituciones y colecciones internacionales y se busca, en la línea de otras exposiciones de la institución, recuperar nombres que han quedado al margen de la historia canónica del arte pero que tienen interés. Comisariada por Manuel Fontán del Junco, se incluyen también piezas y textos de otros futuristas de la primera época, entre 1909 y 1915, como Marinetti, Giacomo Balla, Carlo Carrá, Umberto Boccioni, Luigi Russolo y Gino Severini, entre otros.

En 1913 Depero viaja a Roma y entra en contacto con Marinetti, Boccioni y Balla, lo que le supondrá un cambio radical en su producción artística. Un par de años después, a principios de 1915, Depero es admitido en el grupo futurista, del que se considerará miembro hasta el final de su vida. El futurismo, además de su cercanía con el fascismo, fue un ismo interesado en el avance tecnológico, la máquina y los nuevos sistemas mecánicos nacidos de un cambio de sociedad. Su manifiesto, publicado en 1909 en Le Figaro por Marinetti, es un canto a la guerra, el militarismo y la belleza de la velocidad. Depero aportó al futurismo una visión más publicitaria gracias a su trabajo como diseñador gráfico. La exposición que ahora se presenta en la Fundación Juan March muestra estas distintas facetas del artista con pinturas, escenografías, diseños publicitarios, esculturas, juguetes… Para la ocasión se edita, además, un catálogo con obras de otros futuristas como Bragaglia, Carrà, Boccioni, Russolo, Severini y los Cangiullo, entre otros. (Depero futurista (1913-1950), Fundación Juan March, Madrid. Del 10 de octubre de 2014 al 18 de enero de 2015).


Imagen: Fortunato Depero, Rascacielos y metro para La nueva Babel, 1930.