Antonio Berni (Rosario, 1905 – Buenos Aires, 1981) es, sin lugar a dudas, uno de los artistas argentinos más destacados. Su formación y estancia en Europa le convirtieron en un principio en pintor expresionista que acabaría decantándose por un realismo cargado de crítica social. Ambas corrientes se mantendrían vigentes en su trabajo toda su vida, en una excelente combinación para crear un universo particular que Berni pintaba a su gusto. Juanito Laguna y Ramona Montiel son dos de los personajes que habitaban esta esfera del artista, dos figuras procedentes de ambientes sórdidos de Buenos Aires, el villano y la prostituta. A través de collages y fotografías ensambladas se iban tejiendo historias críticas con el contexto que le tocaba vivir. Por todo esto el trabajo de Berni es uno de los más importantes del siglo XX en Argentina, y precisamente ahora el MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires) quiere reconocer su importancia con una muestra comisariada por Mari Carmen Ramírez y Marcelo E. Pacheco. Antonio Berni: Juanito y Ramona presenta un exhaustivo trabajo en torno a la producción del artista y estos dos personajes, así como otras series como “Monstruos”. En una colaboración con el Museum of Fine Arts de Houston (MFAH), se exponen 150 obras entre pinturas, grabados, collages y ensamblajes, creadas entre 1958 y 1978. La narratividad de las piezas, así como la fuerte crítica que Berni transmite a través de ellas, son dos de los rasgos destacados del trabajo del artista. Su contacto con las vanguardias surrealistas, expresionistas y realistas dejarían una huella indeleble en su obra que le otorgaría para siempre una particularidad única. Una retrospectiva para reivindicar lo que queda en Berni al formarse y trabajar en Paris y Buenos Aires, combinando a la perfección dos realidades muy distintas en su producción. (Antonio Berni: Juanito y Ramona, MALBA, Buenos Aires. Del 31 de octubre de 2014 al 23 de febrero de 2015).


Imagen: Antonio Berni. La gran tentación, 1962.