A veces, la expresión de tal palo, tal astilla es la mejor forma de definir la vocación de cualquier artista; como es, en este caso, la de Roger Ballen. Conoció la fotografía gracias a su madre, editora de la Agencia Magnum en los años sesenta. Desde entonces, ha dedicado toda su vida a la fotografía y comenzó su peculiar gusto por las personas y su entorno –a menudo, extraños–, hasta convertirse en uno de los fotógrafos más influyentes del siglo XXI. Ahora, el Foto Museo Cuatro Caminos de México acoge la exposición Introspective para conmemorar el primer aniversario del museo de fotografía. Nació en Nueva York pero ha vivido durante más de 30 años en Sudáfrica, algo que ha influido notablemente en su trabajo. La muestra expone más de 100 fotografías de países como Israel, Indonesia, Kenia, Etiopía, Malasia o el propio México, en ellas refleja el estado de descomposición de las clases marginales, la decadencia, la locura y la cara B del ser humano que pocas veces es reconocida. El trabajo de Ballen es, a menudo, considerado incómodo por mostrar las realidades del individuo y su mente desde una perspectiva diferente.
La luz es de vital importancia para las fotografías de Roger Ballen, crea escenarios de la completa oscuridad, rozando incluso la ficción. La belleza es otra de las características de las imágenes del artista, pero no una belleza regida por los cánones y estereotipos occidentales, sino una belleza lúgubre, espinosa. La belleza en la pérdida de cordura pero conservando la identidad propia que irradia cada persona. Roger Ballen ha realizado más de 180 exposiciones individuales por todo el mundo y es, también, conocido por su realización de los vídeos del dúo rapero Die Antwoord.
(Introspective, Roger Ballen, en Foto Museo Cuatro Caminos, Ciudad de México. Del 10 de septiembre hasta el 22 de enero de 2017)