El Ministerio de Cultura ha otorgado a Rafael Sanz Lobato el Premio Nacional de Fotografía 2011. Lobato (Sevilla, 1932) es uno de los pioneros del documentalismo en nuestro país a pesar de que su trabajo es desconocido y, en palabras del propio artista, este galardón haya sido una sorpresa inesperada. Andaluz de nacimiento vivió y se educó en Madrid pero la necesidad de salir de esta ciudad le llevó a comprar un 600 con el que recorría y viajaba por España fotografiando sus gentes y sus costumbres. Una suerte de fotografía antropológica en la línea de la que realiza Cristina García Rodero a la que Lobato considera la gran representante de este movimiento. En 1966 Lobato formó junto a Carlos Corcho, Sigfrido de Guzmán, Nieto Canedo y Donato de Blas el grupo La Colmena. También perteneció al Grupo-5 junto a Corcho, Vila Masip, Sanchis Soler y Juan Antonio Sáenz así como fue parte de la Escuela de Madrid. Desde hace tiempo una enfermedad le impide disparar la cámara aunque imparte clases desde hace años. El jurado ha querido en esta ocasión premiar su labor por considerarla “un puente entre la nueva vanguardia neorrealista de la posguerra y los métodos de observación fotográfica posteriores al 68” así como por mantenerse fiel a su estética, su modo de trabajo, sus ideas y su enfoque.