La bibliografía del arte más actual se va construyendo a golpe de exposición. Naturalmente la gran mayoría de las muestras dejan detrás de sí apenas nada, catálogos que no aportan casi nada, que se olvidan y se tiran a veces antes de que se cierre la muestra. Pero afortunadamente hay otros que asientan unas bases de estudio, de aproximación a fenómenos culturales, artísticos y estéticos que son sin duda de gran interés y que no se han abordado en profundidad ni detalladamente con anterioridad. El catálogo de la exposición realizada en el CA2M en Móstoles, Madrid, es sin duda uno de estos últimos. El fenómeno punk, con su esencia de violencia, suciedad, destrucción y negatividad nace de una situación social y genera unas formas y unos modelos que han sido transmitidos especialmente a través de la música y de una cierta literatura marginal. Pero su estética se recupera constantemente y es indudable que su huella pervive es la estética de las artes plásticas. El tiempo reconstruye lo que no destruye, y gracias a estas muestras y a los catálogos que conllevan se avanza en su conocimiento lanzando líneas de relaciones, influencias y desentrañando su verdadero sentido. David G. Torres dirige el catálogo, un volumen colectivo que, como una pequeña orquesta, o mejor aún como un conjunto punk, consigue construir una melodía que sin duda será muy oída. (Punk. CA2M / Artium. 380 páginas. Madrid, 2015).