El Centro de Arte Contemporáneo de Barcelona, ubicado en la antigua fábrica de Fabra i Coats, abrirá sus puertas el próximo octubre con una muestra comisariada por David G. Torres en el que la performance será la principal expresión creativa, abordándose su vigencia y desarrollos desde los años 70 hasta la actualidad. El centro abrirá en un espacio de 600 metros cuadrados que el Ayuntamiento de Barcelona espera ir ampliando a medida que se puedan remodelar y adaptar hasta 2400 metros de espacio de la fábrica textil que, progresivamente, se irá transformando en una “fábrica de creación”. Por el momento, y hasta que no se finalicen las obras previstas, no se designará ningún director creativo por cuestiones presupuestarias y una mesa curatorial formada por miembros del MACBA y el Institut de Cultura de Barcelona elegirán los proyectos que integrarán la programación.

Este futuro centro de arte es el resultado final de un proyecto que en principio iba a ubicarse en el Canòdrom que, tras muchas polémicas y desatinos se paralizó a principios de año.