El Fotomuseum Winterthur dedica una exposición a la revista Provoke, una publicación de enorme influencia social en los años sesenta, cuando Japón se enfrentaba a los duros años de posguerra y a las tensas relaciones con Estados Unidos. Son años de protestas, a veces violentas, desde trabajadores, campesinos, hasta estudiantes y artistas en los se exige una renovación no sólo en el campo de la seguridad en plena Guerra Fría sino política y ante todo social. El país requiere y pide un cambio de lenguaje, también en el ámbito artístico. Por eso, fotógrafos como Nobuyoshi Araki, Daido Moriyama, Takuma Nakahira y Shomei Tomatsu no dudan en construir un nuevo documentalismo fotográfico, más humano, más certero y directo.

Shomei Tomatsu.

Shomei Tomatsu.

A pesar de la corta vida de la revista Provoke, tan sólo de noviembre de 1968 hasta agosto de 1969, numerosos intelectuales como el grupo Hi Red Center y su uso de la performance y el video como medio de crítica social,  y poetas (Takahiko Okada, Koji Taki, Yutaka Takanashi o Tatsumi Hijikata)  japoneses entendieron la publicación como un medio de cohesión, casi de manifiesto social. A lo largo de esa década, Japón vive un auténtico resurgimiento del periodismo y de los llamados protest book, que reflejan el alto grado de desorientación. Esta exposición recuerda no sólo la labor individual de los fotógrafos sino la repercusión de sus imágenes, símbolos de una época.

Takuma Nakahira

Takuma Nakahira

(Provoke: Between Protest and Performance Photography in Japan, 1960-1975. Fotomuseum Winterthur. Desde el 28 de mayo hasta el 28 de agosto de 2016)